¿Como hago para alargar la vida de mis resistencias?

Como ya sabéis, los tanques utilizan una resistencia desechable que después de un cierto uso hay que reemplazar por una nueva. De media, solemos decir que duran de 2 a 3 semanas, pero depende mucho del uso personal de cada usuario el que te duren más o te duren menos, ya que si solo vapeas 10 caladas al día no es lo mismo que si te pegas todo el día con tu cigarrillo electrónico pegado a la mano. También puedes quemarla en cuestión de segundos si no bloqueas tu cigarrillo electrónico y se va pulsando el botón de calada en tu bolsillo o bolso sin querer mientras vas andando. La vida útil va en función de tu manera de vapear, la potencia aplicada y el contenido de azúcar del e-líquido entre otras cosas.

Ya sean resistencias comerciales o prefabricadas, vamos a intentar enseñar los puntos a seguir para que tu experiencia de vapeo se lo más consistente posible y que sepas solventar problemas cuando surjan.

1 – Bloquea tu cigarrillo electrónico. Este es el principal causante de caladas secas con sabor a quemado y de tener que tirar tu resistencia directamente a la basura si no tienes cuidado. Acuérdate de bloquear tu cigarrillo electrónico cuando no estés usándolo.

2 – No apures el e-líquido del tanque. Si te fijas en la resistencia, verás que tiene unas aberturas diseñadas para que el e-líquido entre en contacto con el algodón del interior de la resistencia para ser evaporado. Si el nivel del e-líquido de tu tanque está muy bajo, será más propenso a darte caladas secas ya que no hay un reguero constante de e-líquido hacia el interior de la resistencia y cuando des varias caladas consecutivas y se seque el algodón sin que le vuelva a entrar líquido fresco, lo que pasará es que la resistencia quemará el algodón en lugar de evaporar el e-líquido. Solución: Mantén siempre el nivel de e-líquido en tu tanque por encima de las entradas de líquido.

3 – Utiliza siempre la potencia recomendada.  Cada resistencia tiene un rango de potencia distinto, y es muy importante usarlas a la potencia que recomienda el fabricante. Supongamos que en el lateral de la resistencia pone 30-80W, eso te indica que debes de utilizarlo entre 30 y 80W. Lógicamente, si lo usas a 80W la vida útil de la resistencia será mucho más corta que si lo usas a 30W. Mucha gente tiene el fallo de utilizar su cigarrillo electrónico a menos potencia que la que recomienda el fabricante y eso lo que hace es calentar la resistencia sin llegar al punto de temperatura donde empieza a evaporar el e-líquido, forzando así tener que darle muchas mas caladas que las que le daríamos si lo usamos a la potencia mínima requerida ya que no llega a generar un vapor satisfactorio, si no que lo que hace es parcialmente hervir el líquido sin evaporarlo y el liquido se acumula con cada calada sin llegar a ser evaporado y al final el exceso de e-liquido va a terminar saliéndose por una de las aberturas de aire del tanque o por la boquilla. Solución: Utiliza siempre tu cigarrillo electrónico por encima de la potencia que recomienda el fabricante en el lateral de la resistencia. Si ves que lo estas usando a 30W y te gotea, prueba a subirlo un par de watt hasta que notes que evapora la totalidad del e-líquido que le metes a la resistencia al ejercer presión de calada al vacío del tanque. Si tiras muy fuertemente puede que le estés metiendo un exceso de e-liquido a la resistencia que no se está evaporando totalmente, y al final ese exceso va a acumularse y salir por algún lado.

4 – Contenido de azúcar alto. Cada sabor y marca de e-líquido está compuesto por distintos aromas y/o moléculas de sabor, algunas de las cuales tiene un mayor contenido de endulzantes que otras. Sobre todo los sabores más dulces u oscuros tienen la tendencia de “manchar” el algodón de tu resistencia debido al caramelizado del e-líquido sobre la resistencia. Por norma general si ves que te supone un problema el tener que cambiar de resistencia más a menudo, evita utilizar e-líquidos muy oscuros o dulces.

5 – La viscosidad del e-líquido. Con el paso de los años y la evolución de los cigarrillos electrónicos, cada vez son más potentes y necesitan una mayor cantidad de e-líquido entrándole a la resistencia. La viscosidad del e-líquido que utilizas es muy importante en función del tanque que tengas. Por norma general los tanques más potentes o con resistencias con entradas de líquido muy anchas necesitan de una mayor viscosidad de e-líquido, o lo que es lo mismo, un mayor contenido de glicerina vegetal para que el e-líquido sea más denso/espeso. Antiguamente el e-líquido que se utilizaba contenía 50% de VG y 50% de PG o incluso más PG que VG. Por lo que la viscosidad del e-líquido era muy líquida, diseñada para entrar en resistencias con aberturas de e-líquido hacia la resistencia muy estrechas ya que el vapor que producían era muy bajo y no necesitaban que entrase tanto. Ahora que los cigarrillos electrónicos tienen casi 11 años de evolución y mejoras delante, requieren que la viscosidad del e-líquido sea mucho más densa para que al ejercer presión de calada, le entre la cantidad justa y se evapore sin llegar a acumularse o ser tan fino que lo que haces es escaparse del algodón y directamente gargarear y escupirte e-líquido a la boca o que te salga por la abertura del aire. Solución: Por norma general, utiliza siempre e-líquidos con más de 65% de VG para tanques potentes o con ranuras hacia la resistencia muy anchas. Si tienes alguna duda sobre un tanque en concreto y que líquido utilizar, no dudes en contactar con nosotros.

6 – Otros factores. Ten en cuenta que cada tanque tiene sus pros y sus contras. Dependiendo del estilo y características del tuyo, puede ser más propenso a fugas que no otro. Si tienes alguna duda sobre un tanque en concreto no dudes en preguntarnos.

TAGS: