¿Como elegir el cigarrillo electrónico más adecuado para mí?

Como ya sabemos, entrar al mundo del vapeo puede parecer complicado con tantos donde elegir. Vamos a intentar hacer que veas desde nuestro punto de vista los criterios principales que seguimos cuando elegimos un nuevo vape para que se adecúe a nosotros y no nosotros a él.

El principal = La duración de la batería

El principal causante de tener que comprarse un cigarrillo electrónico superior al que compramos inicialmente es que no nos dura todo el día y se vuelve incomoda nuestra rutina diaria el tener que cargarlo cada 7-8 horas de uso (si te llevas tu cigarrillo electrónico al trabajo 8 horas y luego quieres salir a cenar con tu pareja lo más seguro es que tengas que cargarlo antes de salir). Compra siempre cigarrillos electrónicos con una buena batería integrada de 3000mA o más para que te eche el día de sobra. Los kits iniciales o básicos van bien, pero, aunque sean muy “pequeñitos y monos” al final te pueden entorpecer la rutina más que uno un poquito más “grande y feo” que a la larga te resultará más cómodo en tu rutina diaria al poder despreocuparte un poco más de la carga que le queda. Si estás empezando con los cigarrillos electrónicos y sabes que fumas bastante, te conviene empezar del tirón con uno que tenga una buena batería. Al final los grandes del todo no tienen un tamaño superior que al de un paquete de tabaco y el mechero. Ahora están muy de moda los cigarrillos electrónicos de sistema POD como los JUUL, que para cualquiera que lleva tiempo vapeando sabrá que son como volver atrás 10 años de evolución de cigarrillos electrónicos y mejoras. Están bien para echártelo al bolsillo de la chaqueta y salir a cenar. Pero no como dispositivo de uso diario cómodo ya que hay que cargarlos constantemente, entorpeciendo nuestra rutina diaria. Aunque para gustos colores.

El segundo = La potencia

La potencia de tu cigarrillo electrónico es importante ya que es la que te da más o menos vapor en función de tus necesidades. Cada tanque tiene que ser utilizado en el rango de potencia que te especifica el fabricante. Supongamos que las resistencias de tu tanque son de 30W a 80W. Si te quieres comprar un tanque nuevo en el que las resistencias van de 90W a 120W pero tu cigarrillo electrónico solo llega hasta 80W, lo mismo hubiese sido más inteligente comprar el cigarrillo electrónico que llegaba hasta 120W en lugar de hasta 80W ya que ahora vas a estar casi obligado a comprar un modelo superior con más potencia para poder utilizar el tanque de 90W que tanto quieres. Compra siempre dispositivos con potencia de sobra (aunque no la utilices de primeras) para no tener que volver a comprarte uno nuevo cuando caigas en la conclusión de que el tuyo se queda corto y al final acabes gastando el doble.

El tercero = La comodidad

De nada sirve comprarse un cigarrillo electrónico megasuperhiperultrafashion de última generación si luego no lo vamos a sacar a la calle y darle el uso que se merece. Está muy bien lo de elegir uno con miras al futuro para que no se nos quede corto enseguida o que ya no puedas comprar piezas de repuesto después de 3 meses. Pero al final de cuentas nos tiene que gustar y resultar cómodo. La mayoría de los tanques que salen al mercado a día de hoy tienen una tapadera deslizante lo que facilita el llenado muchísimo al no tener que andar desenroscando tapones ni manchándonos las manos de e-líquido cada vez que queramos llenarlo de nuevo. Elige siempre tanques o dispositivos que se rellenen de manera fácil y cómoda ya que es algo que tienes que hacer a diario e incluso varias veces al día. Si la estética es lo que prima para ti entonces elige uno más pequeño, pero ten en cuenta que estos dispositivos no albergan grandes baterías ni tienen rangos de potencia amplios, lo que al final va a incomodar tu rutina diaria en lugar de mejorarla.

El cuarto = La compatibilidad

Por norma general no recomendamos comprar cigarrillos electrónicos de marcas blancas o poco conocidas ya que puede que las piezas no sean universalmente compatibles entre si o que te cueste encontrar resistencias y piezas de repuesto en cualquier parte. Las roscas están estandarizadas mundialmente para evitar estos problemas. Pero sigue habiendo algunas marcas que quieren ir a contracorriente y hacer su propio sistema (obligándote a usar solo piezas de repuestos que les tendrás que comprarles a ellos). Las roscas de los todos los tanques estandarizados se conocen como rosca 510 y es la que te permite enroscar un tanque de una marca en el cigarrillo electrónico de otra sin problemas de compatibilidad.

El último = Las características

Hay tantas variantes de cigarrillos electrónicos y sistemas utilizados que sería casi imposible describirlos todos. Por lo que al final toca probar o que te recomiende alguien que sepa sobre el tema para ver que se adecua mejor a ti. A groso modo, hay dispositivos: no regulables, regulables, tubulares, tipo caja (boxmod), con tanque integrados, sistemas génesis, mods mecánicos, squonkers o bottom feeders, etc, etc…cada uno con sus pros y sus contras y características que los hacen únicos entre sí. Elijas el sistema que elijas te recomendamos que busques siempre dispositivos con un rango de potencia amplio, una buena batería o a poder ser uno con batería extraíble para tener siempre varias cargadas e ir rotándolas para no estar esperando que cargue y que te resulte cómodo de utilizar. Consulta con nosotros cualquier duda que tengas que estaremos encantados de ayudarte a elegir el más adecuado para ti.

TAGS: